domingo, 27 de febrero de 2011


Sal del mar linda sirena,
vente al brillo de los ciegos,
salta y vence tus pesares,
¡sal fuera del agua! ¡fuera!

Tierra llena de caminos,
cola no conoce piedras,
¡no estoy loco! ¡no deliro!
yo te regalo mis piernas,
te aseguro que a tu lado,
me regalan otras nuevas.

Sal del mar y prueba fuera,
ven nadando hasta la orilla,
ninfas de agua que deliran
entre hundimientos y guias ,
turban nobles marineros
con placeres y agonias.

Que si mar amase fuego
yo contigo nadaria,
pero sin el calor de mis versos
brasa y llamas cesarían,
y vencido por el frio
las lluvias gobernarían,
pintando a gris las llanuras,
disolviendo la sonrisas.

¡Si no vienes, me tiro!
Suelto el lastre,
corto el guindo.
¡Dicho y hecho que salte!

Suaves burbujas quedan
tras del fuego al perecer,
huyendo como en carrera
para unirse al cielo aquel.
Cielo que tiñen los grises
olvida resplandecer,
brillo es vida en mar y tierra,
vida es ver a mi sirena.









No hay comentarios:

Publicar un comentario