domingo, 20 de febrero de 2011

Como mi palma

Extremidades impregnadas
con la fuerza de mil batallas
de luchas ganadas
y derrotas superadas.

Decentes miradas
de raices que lloran,
rien, reman
y a su vez cantan.

Señas firmes de enterez,
dejando la madurez
resplandecer de una nada.

Nada que nos dio el ayer,
tiestos llenos crecer
mata firme de del placer,
regalo a cambio de nada.

De como tres tristes versos,
adornan de luz silueta,
razon de amor al vivir,
cruzando rayos partir
la palma que la sujeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario