miércoles, 16 de febrero de 2011

Esperando que caiga el sol

Deliciosos rayos de color
que llenan espacios tristes,
impulsos de sumisión a las sombras,
que viscerales atacan sus debilidades.

Quedan atras esos años
de cañones y barros,
de espontáneos abrazos,
de sirenas perversas y principes destronados,
de neuralgias y falacias,
de principios y balas,
donde que dan esos años...

Y si de pronto...
Hubiera o hubiese...
bravura o temiese...
delicia o puñado de heces,
levantarse para otra vez caerse
o esperar que salga el sol.

Sol que deslumbra ciegos,
luz que depura llagas,
deshace lo que se deshizo
esperando que caiga el sol.


No hay comentarios:

Publicar un comentario