miércoles, 2 de marzo de 2011

Al final del arco, tu iris.


Ríos multicolores trazan alegría en el horizonte,
no te doy la espalda,
me gusta el arco iris,
lindos recuerdos de marmitas de oro,
duendes barrigones
con orejas puntiagudas
señalando el camino de la brillante recompensa.

Algún día viviré allí,
al final del arco iris,
paraíso de ácidos colores
donde los burdos temores
se disuelven entre decores.

Pronto nado entre sus lilas,
paseo entre sus magentas,
atravieso amarillas puertas
y me tumbo al verde sol.

Dicen que ya al final,
empieza de nuevo el camino,
palabras: comienzo aquí,
aligeran mi destino,
del pesar que no sentí,
del calor que no sufrí,
del vació que bebí.

Al final de tanto,
me demuestras cuanto,
de traspiés me planto,
al final del arco,
tu iris.





No hay comentarios:

Publicar un comentario